Ya no es 9-N

Y menos mal. Aunque aún queda tela que cortar y mucho que oír. Ya no es 9N por cuestiones de calendario, pero en muchos seguirá persistiendo ese momento como queriendo aferrarse a él.

No me voy a detener en la apología que se ha hecho desde TV3, que no van a conseguir que tenga cabida en este espacio, ni de la campaña de presión desde diarios nacionales como La Razón o ABC. Todo eso ya lo conocemos. Un tira y afloja pro ver quién dice más mentiras y consigue deformar la realidad. Parece un juego de niños chicos en el parque.

Me voy al 8 de noviembre, la antesala del acontecimiento, cuando Jordi Évole presentaba en ‘LaSexta noche’ de qué iba a tratar su doble programa especial del domingo con la consulta catalana como tema monográfico. Sí, nos lo metieron por las orejas incluso cuando ya había pasado. Jordi, que comparte cadena con Iñaki López, Andrea Ropero y el resto de equipo, presentaba algunas pinceladas de ‘Salvados’ en forma de avance. Le juntaron, además, con Pilar Rahola. Por si faltaban más alicientes… Jordi dijo algo que se me quedó atravesado en el pecho, algo así como que la campaña que se había hecho desde Madrid para parar la consulta había hecho que muchos de los partidarios del NO sí fueran a votar para que quedara patente su disconformidad. No diría que esas palabras son manipulación, pero me asombra que también se puedan interpretar como una percepción personal. ¿Qué tripa se te ha roto, Jordi? Yo no vivo en Cataluña, pero eso es una falacia de todas todas. Yo comprendo que se quiera defender la postura, pero una persona que está hablándole al 15% del share en un horario de máxima audiencia un día antes de un referéndum no puede soltarlas al alimón (y más si es un juicio sobre algo tan secreto como son el voto y sus razones). No estuvo afortunado Évole, sin duda.

Sin querer explayarme mucho, la rotura de alas que ha provocado el gobierno central que preside Mariano Rajoy hará que este asunto se demore más de lo que debería haberse demorado y tengamos esteladas en los medios para rato.

Anuncios

El ébola no es la única enfermedad

Dejando a un lado el lado político de este suceso, que también daría para una retahíla de líneas críticas sobre comunicación y protocolo, sólo me centraré en la parte periodística de esta crisis del ébola que ha aterrizado en España.

Efectivamente, como digo en el titular, el ébola no es la única enfermedad aquí. La mediocridad, la miseria, el servilismo y proteccionismo también han hecho acto de presencia en los medios estos días, tanto como el dejarle el marrón a la mujer que más está sufriendo con todo esto: Teresa, la auxiliar de enfermería contagiada. Bastante tiene que tener como para que no paren de echarle mierda encima sin que otros cambien siquiera el rictus.

A continuación, algunos ejemplos de cómo se puede joder la vida a una persona indefensa. Eso sin contar la sarta de mentiras y manipulación que van implícitas en ellas:

+ RTVCM – En el programa ‘No nos moveran’ les apetecía hacer coñas con la situación, y se les ocurrió esto:

+ COPE – Está grave, pero estos le daban por muerta directamente (no es un fake, porque el caché y la URL así lo demostraban):

cope ebola

+ Cuatro – Teresa fue entrevistada en ‘Las mañanas de Cuatro’. Eso sí, la entrevista se acababa cuando quisiera Cintora, no fuera a ser que perdiera unas décimas de audiencia…

http://www.cuatro.com/las-mananas-de-cuatro/2014/octubre/08-10-2014/Teresa-Romero-Mananas-auxiliar-contagiada_2_1872705075.html

+ TeleMadrid – De errores (o no) humanos que pudiera haber sí que hablan; de las indecentes declaraciones del responsable de la Comunidad de Madrid en este asunto, Javier Rodríguez, ni pío. Un clásico del canal.

telemadrid ebola

El hijoputismo puede aparecer de muchas formas. Puede no ser intencionado, como -probablemente- el caso de Cuatro y Cope que aquí muestro, pero hay que tener extremo cuidado con este tipo de informaciones y de tratamiento de la información. Mejor curarse en salud, y nunca mejor dicho, y dar al espectador lo que necesita: la información. La valoración ya la hará él.

Obituarios a la española

En la última semana han fallecido dos grandes empresarios españoles: Emilio Botín, director del banco Santander, e Isidoro Álvarez, director de las galerías El Corte Inglés. Ambos lo hacían a los 79 años. Si esperan unas líneas de alabanza y peloteo hacia ellos, no sigan leyendo.

La capacidad que tienen algunos para manipular a la prensa es pasmosa. En algunos casos, hasta la entiendes. Como en el de estos dos individuos. La facilidad con las que han llenado papeles, cuñas, banners y pantallazos de publicidad suya es cuantiosa. Santander y El Corte Inglés son dos de las mejor posicionadas empresas que tenemos en el territorio patrio, sí. A base de esa reputación exterior e interior, los baluartes periodísticos de este mismo territorio han fenecido en favor de lo que proponen ambas empresas. Estas dos en particular inyectan muchos miles de euros en empresas periodísticas, por lo que son intocables donde se publicitan. Esto ha ayudado a aumentar las virtudes de las empresas a ojos de la opinión generalizada, lo que no refleja para nada la realidad. ¿Cómo vas a criticar una decisión de alguien que está en el consejo de administración de tu empresa, eh?

Emilio Botín siempre fue un iconoclasta. La gente de Cantabria puede que le vea como un producto que les vino muy bien, pero…¿y los demás? Santander ha ido fagocitando bancos (Central Hispano, Banesto, Abbey) hasta colocarse en el nº1 de España. Pero parece que al señor Botín le valía más invertir en la Fórmula 1 que en otorgar créditos a ciudadanos a los que les debía más que eso. “La prioridad de una empresa privada debe ser ganar dinero”, me dirán algunos. Por supuesto. Pero Botín ha sido calificado por importantes miembros políticos de la actualidad como el estandarte de la “Marca España”, por lo que se une ahí un componente social que ya compite con lo económico en tiempos tan difíciles.

Isidoro Álvarez nunca fue muy conocido. Esto le ha servido para protegerse de manera salvaje, tanto que mucha gente no sabía quién estaba al frente de El Corte Inglés hasta el día de su muerte. Es una estrategia que le ha venido bien en muchas ocasiones, a él y a la empresa. Pero cuando las cosas vienen mal dadas, como en los últimos ajustes presupuestarios y recortes de personal, se ve la mugre que había sido barrida debajo del sofá. Cualquiera que haya vivido en España desde 1995 hasta 2008 (aprox.) sabe que el auge de El Corte Inglés no ha sido ni medio normal. Ello, junto con la salvedad que supuso el convertir El Corte Inglés en fundación -que no sé qué cojones tendrá de fundación, ya que ayudar no ha ayudado mucho-, ha hecho de ECI una de las empresas más punteras…en estar en la sombra.

Todo esto entraría en el campo de lo normal si lo comparamos con los habituales pufos que se traen las grandes empresas entre sí. Pero lo de la necrofilia, eso de chupársela a los muertos, sí que me chirría más. El mamading (es una palabra que está de moda y creo que encaja bien) que se ejerce desde los periódicos, espeluznantes escritos a toda página, perfiles buenos, etc. Estos dos señores no sé si descansarán en paz, pero el ataúd que se han construido sin que la gente se entere es de oro del bueno.

Fuente: Twitter (@sirolopez)

No todo lo que queremos sale a nuestro gusto

La Copa del Mundo de baloncesto es un gran evento. Este año se disputa en España, donde la selección anfitriona tiene una oportunidad importante de hacer historia con un oro para cerrar una de las mejores generaciones de la historia de este deporte en materia de selecciones. Hasta ahí es todo idílico.

Fuente: Twitter (@TuukkaKotti)

Finlandia celebra tras ganar / Fuente: Twitter (@TuukkaKotti)

En España, país anfitrión, el mundial lo retransmite Mediaset por televisión. Será en sus canales Cuatro y Energy -si España llega a la final, TeleCinco también se uniría a la oferta- donde podamos verlo. Aunque la oferta de partidos es más que pobre.

Durante la jornada de inauguración, las redes sociales en España se inundaron de calificativos y protestas de todo tipo contra la empresa de Silvio Berlusconi por su maltrato a este magno evento. En Twitter, el hashtag #AscoMediaset fue TT casi todo el día. Hasta los jugadores, muchos ACB e integrantes de la selección como Ricky Rubio o Pau Gasol, se quejaron de la cobertura.

Pero, ¿quién tiene la culpa? Pues mucha más gente de lo que la opinión pública se cree. Hay que mirar un poco más allá antes de rasgarnos (o rasgárselas a otros) las vestiduras. El baloncesto en Europa tiene bastantes problemas, más de crisis de ideas que de crisis económica -que también-. No vende. Las audiencias son pobres. Los patrocinadores aportan menos dinero. Y eso se resiente a la hora de que algún medio de comunicación quiera apostar por él.

Mediaset es una empresa de comunicación que siempre fue, es y será criticada. No es santo de devoción del que escribe, por ejemplo. Pero es una empresa, una empresa cuyo objeto es generar beneficio. Si algo no genera beneficio, ¿por qué va a querer la empresa apostar por ello? Lo explicaba muy bien Iturriaga en su artículo para ElPaís y Pablo Mira en su cuenta de Twitter. Mediaset retransmitirá los partidos de España, de EE.UU. y de otras selecciones punteras; por ese orden, el de importancia. Para ser un gigante de la comunicación es pobre, sí, pero repito que un Senegal-Puerto Rico tiene el target que tiene. Mediaset no quiere baloncesto, quiere lo que aporta económicamente. Si habéis visto ‘Deportes Cuatro’ sabréis que el baloncesto no es su prioridad (ni nº1 ni nº2 ni nº3).

En el pasado, lo que recordamos de hace poco, LaSexta y MarcaTV dieron el mundial. Ambas tomaron el mundial como arranque de su programación. LaSexta ni siquiera se veía en toda España en 2006 y MarcaTV comenzaba su andadura en TDT como canal temático. Ninguna es comparable al caso de ahora.

Fuente: Twitter (@sirolopez)

Fuente: Twitter (@sirolopez)

Muchas son las críticas también en cuanto a quién lo cubre. Daimiel y Antúnez acompañan a Siro López en las narraciones de los partidos importantes, siendo mejor la otra pareja (Luque-De la Fuente) o la del anterior campeonato de Europa (Fuentes-Corbalán). Hay gente que se protesta y ni quiera sabe que la relación entre Siro López -al igual que Manolo Lama- y el baloncesto es más vieja que la tos. Pero eso es harina de otro costal.

Como digo, las culpas están más que repartidas. ¿De qué se queja la FEB si sus retransmisiones de la gira preparatoria han sido esperpénticas? ¿De qué se quejan los aficionados que no pueden ver partidos mientras no han visto uno de ACB o Euroliga en toda la temporada? ¿De qué se quejan las otras cadenas, que ni siquiera atisban el horizonte del baloncesto europeo? ¿De qué se queja ahora la gente si los horarios de Mediaset salieron semanas atrás? Que sí, que va a ser una cagada, pero es que esto ya viene de antes.

Da bastante pena tener que buscar links en internet fuera de tu país para ver un evento que se celebra en tu propio país. Da bastante pena que el curling tenga más audiencia que un partido de la mejor liga europea (ACB). Las dos cosas dan bastante pena, pero son reales. No se puede perder la perspectiva de lo que pasa, y es que hay que arreglar el baloncesto antes de querer que alguien nos lo arregle.

Fuente: IsraelPalestina.wordpress.com

La guerra que te vendieron

¿Por qué no informa quien debe informar? Sería la espuma de lo que es la cuestión en sí. En este caso, el contenedor al que me refiero son los conflictos bélicos internacionales. Aún así, pese a lo pomposo y apabullante que es, no es más que el contenedor que engloba todo. Yo me quiero centrar en la parte de abajo, lo que yo llamo “las babas”, lo que peor regusto te deja.

¿Qué lleva a un medio (bueno, si fuera uno no habría tal problema) a ejercer una labor de desinformación tal que la audiencia a la que se dirige tiene que vérselas y deseárselas para encontrar información contrapuesta sobre un conflicto cualquiera? Sí, no hablo de “no información” sino de “desinformación”; muchas veces, los silencios duelen. ¿Por qué ese parcialismo? Que no se debe ser imparcial porque eso en realidad no existe, ¡que sí!…Pero, ¿no será más fácil ofrecer los dos perfiles de un conflicto de dos para que el lector, espectador u oyente pueda sacar sus propias conclusiones y posicionarse? (Se supone que de eso va la historia). Ah, no, que eso supondría que la gente piense…

Bsbi-9AIcAE9-gL

Algo extraño pasa cuando tienes que filtrar no una ni dos sino más veces una información en tu cabeza. Al jugador de baloncesto Dwight Howard le pasó esto que mento hace unos días. Dwight fue informado del conflicto entre Israel y Palestina por Twitter y decidió involucrarse. Lo que siguió fue un aluvión de críticas, una disculpa (¿por entrometerse?) y una retirada a tiempo. Dwight es estadounidense. Israel, como todos sabemos, tiene como mayor aliado mundial a EE.UU. Eso significa que un jugador de la NBA no puede dar su opinión sobre el tema, ¿no?

Amigos, la guerra encarnizada entre Israel y Palestina lleva años y años ahí. Ya nos deberíamos conocer la historia. Y no, no es un partido de fútbol. Es más serio. Aprovecho la coyuntura para recomendar un gran documental sobre el tema: “Palestine is still the issue”, de John Pilger. Como en toda pieza, no está todo. El resto de trabajo, si quieren, es suyo.

Qué pena no poseer información para desmanterlarles el chiringuito. Se lo tienen bien montado los cabrones. “Nos van a dar un toque los de arriba como publiquemos eso” o “Como digas eso, no creo que te pueda invitar más a la tertulia” deben ser advertencias muy usuales en los medios cuando hay un conflicto gordo de por medio. Más arriba he dicho que era “algo extraño” y he dicho algo incorrecto: no me extraña, me da pena. Estoy curado de espanto contra estas cosas y aún soy joven, fíjense cómo está el percal. Venga, les propongo un ejercicio reflexivo en forma de pregunta.

¿Se imaginan a ElPaís (no el de Felipe ni el de Aznar, el de 2014), el periódico que mejor ha tratado la información internacional desde siempre, poniendo en un brete al gobierno judío?

¿Se imaginan a Pablo Iglesias Turrión o a miembros de Izquierda Unida portando un discurso amigo con el pueblo israelí y su compleja situación geopolítica en el concierto árabe?

¿Se imaginan a algún presentador de 13TV o columnista de ABC defender el derecho de los palestinos a no achicarse ante lo que puede ser considerada por ellos una invasión de su territorio indiscriminada?

No.

Información edulcorada. En otros ámbitos podría repanpinflármela. Hablando del horóscopo, de los rumores sobre los fichajes del Barça o de la calorina que hace o no en pleno mes de julio da más o menos igual. En una guerra, no. Los que se dedican y los que queremos dedicarnos a contar lo que pasa debemos contar lo que pasa, no conectar sólo cuando tenemos imágenes brutales de un tiroteo, una foto en la que sale un niño sin cráneo o sonido nítido de un misil tocando tierra. Además, el sensacionalismo es el menor de los problemas. Es con lo que la gente se queda, sí, pero es porque no tiene una información de calidad sobre la que apoyarse.

Morralla bajo la decisión

Cuando nos aventuramos en las entrañas del periodismo deportivo, lo sucios y llenos de mugre que podemos acabar tras el trayecto es mucho peor que si te sumerges en las alcantarillas de Madrid. Cualquiera que lea los grandes diarios, escuche lo que se suele llamar tertulia o vea esas demacradas secciones de deportes en los informativos sabe de lo que hablo.

El mundillo del baloncesto tiene su idiosincrasia, como todos. No es la jauría del fútbol, obviamente. Pero nos pegamos entre todo lo malo que tiene la ACB y se nos pega al extrapolarlo a la NBA. El caso es hablar de lo negativo. Y uno de los acontecimientos que marcarán la liga norteamericana durante este año y los próximos es la 2ª parte de “The decision”, donde “The king” LeBron James ha decidido volver a su estado de origen para jugar de nuevo para Cleveland Cavaliers. Y a ello voy.

Pongamos un poco de cronología. LeBron James ejerció su opción de contrato por la que se desvinculaba de Miami Heat y pasaba a ser agente libre para decidir su futuro explorando él sus opciones. Ahí es cuando salió la camada de expertos aventurando con ningún acierto que aquel era un movimiento para reforzar el equipo heat y volver con más fuerza. Las apuestas, ese gran desconocido…

El tiempo pasaba y James no tomaba ninguna decisión. En esto que Chris Sheridan, un experto periodista que ahora trabaja de manera independiente en su página web, dijo que tenía información: al 90%, LeBron se irá a Cleveland Cavaliers. ¡Hala! Alguien con información, que finalmente se demostraría que era cierta punto por punto. Pero para los expertos lo único que hacía era joder la marrana.

¿Por qué esta majadería? ¿Por qué no nos divertimos siguiendo el mercado de fichajes y valorándolo cuando la información es oficial? Sports Illustrated ha conseguido la exclusiva del lanzamiento de la noticia, pero Sheridan se corona con lo que adelantó y no todos creyeron. El caso no es que acertara o no, que la situación cambiara o no, que el viento soplara en otra dirección o no. Me pregunto: ¿es tan difícil dejar de lado el forofismo o la pasión en una profesión donde hay gente que simplemente quiere hacer -y muy bien- su trabajo?

Cuando emites un juicio públicamente, te expones a que venga alguien y te lo desmonte. Y más cuando no tienes ni puñetera idea de lo que hablas porque no tienes información. Por eso, la lejanía te debe dar ese componente de mesura y observación que algo como la información NBA requiere en España. Mola eso de tirarse a la piscina de cabeza, pero tiene que haber agua.

Mis ojos vidriosos

Líneas que se llenan de recuerdos, de dolor. Imposible para mí permanecer al margen del que es el primer accidente de la alta velocidad española en toda su historia: el descarrilamiento del Alvia cerca de Santiago de Compostela.

Una  parte de experiencia vital positiva está ligada a los viajes en tren. He recorrido España en este maravilloso medio de transporte. He viajado por uno de los trayectos con más incidencias de la red ferroviaria del país (Madrid-Murcia-Cartagena) y he pasado por a aquella fatídica vía unidireccional que hay después de la estación de Chinchilla donde en 2003 dos trenes chocaron en lo que fue un accidente sin precedentes. En aquel imprevisto se encontraba un primo lejano, que salió herido leve, y al que tuvimos el pavor de ver grabado por la televisión -con gestos de reprobación a las cámaras- y lleno de hollín. Jamás se me quitará esa imagen de la cabeza. A las víctimas jamás se les quitan esas imágenes de la cabeza; por ello hay que tratar las instantáneas en los medios con una pizca de tacto.

También he viajado en un tramo parecido al Madrid-Ferrol: Madrid-Sevilla-Cádiz. El tren es Alvia pero utiliza la vía del AVE, como en el caso del de Santiago. El tren para en medio de la nada (unos kilómetros después de Santa Justa) y realiza el cambio de vía al acorde con la larga distancia, como en el caso del de Santiago. Siempre he sido un gran amante de los transportes y soy un observador enfermizo de todo de lo que soy un gran amante, pero eso no me otorga ni un ápice de ganas de sentenciar lo que sí o lo que no ha pasado en un caso y materia de la que no soy experto ni de la que siquiera tengo una serie de conocimientos básicos.

A veces, más de las que muchos se creen, es mejor guardar silencio y observar para luego poder opinar.

P.D.: Volví a conectarme a ‘Hora 25’. Presentaba Pedro Blanco, pero el enorme trabajo de toda su redacción me hizo sentirme otra vez oyente suyo. Era oyente habitual cuando lo presentaba Carlos Llamas, y dejé de escucharlo una vez falleció a causa de un cáncer. Sólo lo había escuchado una vez más a conciencia: cuando Àngels Barceló daba a conocer que habían encontrado el cuerpo de nuestro Pablo en la selva de Perú. Parece que el luto ha teñido de negro mi relación de oyente con la Ser, en lo que parece ser una gran moraleja de por qué dejé de escucharla.